Cuidados Bucales durante el embarazo.  
   

Existen muchas dudas sobre los cuidados y atenciones bucales que debe tener una embarazada, trataré de aclarar en este artículo un poco estos conceptos además de pretender brindar información útil para la futura madre.

En el pasado existía mucha controversia en cuanto a los cuidados de la paciente embarazada, se creía que era muy riesgoso asistir a consulta dental y se mencionaba que por cada embarazo se perdía un diente. Actualmente sabemos que eso es una falacia.

Desde la creación de la odontología para Bebé 1982 en Brasil, se dio especial importancia al cuidado bucal de la futura madre, entendiendo de la importancia de su buen estado de salud general con la relación del estado de salud bucal de su futuro hijo.

De hecho es durante el embarazo donde inicia la odontología para Bebés aunque actualmente se adelanta un poco, brindando información a quienes planean procrear.

Se recomienda el buen control de sus hábitos higiénicos bucales, implementando auxiliares de limpieza como son colutorios con clorhexidina, el uso del hilo dental, del rastrillo de lengua, de colutorios fluorados, así como de una buena técnica de cepillado.

Debido a la gran actividad hormonal que el embarazo genera, hay ciertas modificaciones en la boca que hace a los dientes más susceptibles al ataque de caries y/o enfermedad parodontal.

El aumento de la prolactina y los estrógenos generan cambios en el cuerpo y en la boca, provocando que las bacterias de la placa dentobacteriana (biofilme), actúe con mayor agresividad sobre los dientes y las encías.

La producción de relaxina (hormona que relaja los tejidos, para soportar los cambios físicos propios de embarazo), permite un fácil acceso a los microorganismos al interior de los tejidos que soportan al diente (relaja los ligamentos), favoreciendo la gingivitis.

Hay además una disminución del flujo salival así como del pH, lo que resulta desfavorable por ser la saliva la encargada de amortiguar los ataques ácidos de las bacterias, así como de realizar el proceso de remineralización de los dientes.

Los cuidados bucales de una embarazada que se recomiendan incluyen visitas odontológicas periódicas previas al embarazo y durante el mismo, cuidados higiénicos extremos, cuidados nutricionales (antojos) y cepillado bucal después de un vómito.

Varios estudios demuestran que la embaraza con enfermedad periodontal tiene 7 veces mas riesgo de tener un parto prematuro al ser comparadas con las que se encuentran con salud bucal, esto pudiera ser el resultado por el aumento de prostaglandina E2 y del factor de necrosis tumoral, mismos que inician el trabajo de parto. 

Respecto a los hábitos alimenticios es muy importante recalcar que los microbios responsables de la caries dental requieren de azúcar (carbohidratos),  razón por la que debe cuidarse al momento de los antojos, entendiendo que la selección de los mismos es tan importante como la higiene que sigue al consumo de estos.

Se debe cuidar la dieta en general, buscar productos naturales y tomar suplementos vitamínicos y o con calcio.

Al momento de escoger los suplementos vitamínicos se debe tener cuidado en seleccionar los que contengan acido fólico. Este disminuirá el riesgo de que el bebe presente algún tipo de daño del tubo neural.

Las verdura de hoja verde, la naranja, algunos cereales y los pescados son ricas fuentes de folato (acido fólico en su forma natural).

Seguramente tu Ginecólogo o tu Nutriólogo te brindarán información más detallada al respecto.

Debido a que hay un mayor riesgo de que el bebé nazca propenso a caries, si los padres la presentan, es recomendable que ambos sigan los cuidados higiénicos y visiten al Odontólogo de su preferencia, para recibir  la atención necesaria.

Recuerda que es más sano y económico prevenir y que la “Salud inicia con una bella sonrisa”.

Dr. Miguel Ángel Osuna Gavica
Master en Estomatología Pediátrica.