Caries Blancas  
   

¿Recuerdan cuando al abrir la boca uno podía distinguir un problema de caries pues la pieza afectada se veía oscura?


¡ESOS TIEMPOS YA PASARON! Y QUIEN AUN PIENSA QUE CARIES ES UNA CAVIDAD,  ¡ESTA EQUIVOCADO!

Muchos pacientes, principalmente niños y adolescentes llegan a nuestra consulta con historias de dolor y sin embargo al abrir la boca los padres no ven nada que sugiera que existe un problema; por lo que a menudo nos llaman cuando el proceso de la caries esta en una etapa muy avanzada dando como resultado un tratamiento mas complejo.

La caries dental tiene una conducta diferente y debido a lo agresiva que es, en muchos casos no llega a cambiar
de color o a oscurecerse, por lo que avanza produciendo molestias en un tiempo muy corto.

En la actualidad el diagnóstico de la caries se debe realizar en el sillón dental con las adecuadas condiciones de iluminación e instrumental adecuado.

La caries no es una cavidad en un diente, sino una enfermedad infecciosa que afecta las estructuras dentales siguiendo un proceso de avance lento.

Para tratar de explicarlo, es importante entender que para que exista caries dental deben existir microorganismos productores de ácido (que se encuentran en la boca), azucares o carbohidratos (que se encuentran en la dieta) y claro los dientes, pero debe existir un tiempo que permita que se realice la destrucción de la superficie dental.

Al no remover los restos de alimento, estos se adhieren a los dientes a la placa dentó bacteriana donde existen los microorganismos que tiene la capacidad de metabolizar los carbohidratos transformándolos en ácido, mismo que poco a poco destruirá los dientes.
El primer signo de caries es la presencia de manchas blancas que indican las zonas de desmineralización (proceso de destrucción del diente), son muy características, indoloras y la mayoría de los casos aisladas, sin embargo se debe tener cuidado en su diagnóstico por que se podrían confundir con fluorosis dental.
Las manchas blancas son lesiones que tratadas a tiempo son reversibles y controlando los hábitos higiénicos y alimenticios es posible controlarlas para detener el avance de la destrucción dental.

Esta nueva conducta de la caries dental nos lleva a los profesionales de la odontología a cambiar las acostumbradas citas semestrales por citas cuatrimestrales e inclusive trimestrales, dependiendo de las condiciones de riesgo del paciente.

Esta variación esta asociada a varios factores entre los que podemos mencionar el auge que tienen las gaseosas y las golosinas ácido-azucaradas cuya capacidad de permitir la desmineralización del esmalte es mucho mas agresiva; también juega un papel importante la falta de una dosis terapéutica sostenida de flúor sistémico , la desinformación de los padres sobre la atención a temprana edad (odontología del bebé) y la influencia de los factores antes mencionados sobre la salud bucal de sus hijos e hijas.

Es importante que nos informemos adecuadamente y acudamos a la consulta odontológica con mas frecuencia ya que el comportamiento de la caries ha cambiado y solo con prevención temprana y oportuna podremos controlar y transformar la conducta de la misma garantizando la salud bucal.

Recuerda que no hay mejor medicina que la preventiva y que la Salud inicia con una Bella Sonrisa.


Dr. Miguel Ángel Osuna Gavica.

Máster en Estomatología Pediátrica.